jueves, 30 de julio de 2009

Estrategias para el desarrollo de temas transversales en el aula (Primera parte)

En los últimos años, la tarea educativa en nuestro país ha dado paso a una herramienta curricular interesante para viabilizar las necesidades y demandas del contexto a los distintos espacios educativos de nuestra labor profesional. Esta herramienta convertida en una idea fuerza orientadora se llama: “Tema transversal”. La finalidad de esta herramienta radica en promover el análisis y reflexión de los problemas sociales, ambientales y de relación personal para que los estudiantes identifiquen las causas así como los obstáculos que impiden la solución justa de las mismas. En otras palabras “… los temas transversales hacen referencia a problemas y conflictos que afectan actualmente a la naturaleza, a la humanidad y al propio individuo” (Yus Ramos, 1995). Además podemos señalar que son contenidos con un importante componente moral, de actitudes, valores, normas... que pretenden ofrecer una formación integral a los estudiantes. Tienen un carácter transversal, tanto en el espacio como en el tiempo; se desarrollan desde las áreas curriculares, pero también impregnan todo el currículum (el ambiente, la vida y las relaciones sociales de la institución).

El presente artículo tiene como propósito fundamental analizar los diversos enfoques, concepciones y características de los temas transversales. Pero además presentar una opción metodológica de cómo convertir a los temas transversales en una estrategia para el desarrollo de los mismos en el aula. Y finalmente establecer la relación existente entre su transversalidad y el currículum. Se consideran como referentes los temas transversales planteados en el actual DCN (Diseño Curricular Nacional) y los típicos temas transversales que responden a las demandas y necesidades del contexto local y regional como por ejemplo: Educación ambiental, Educación para el amor, la familia y la sexualidad, Cultura investigativa, Cultura del ahorro, etc.

I. Referencias y antecedentes

La transversalidad tiene una larga historia en la experimentación educativa no muy lejana. Se inició al percibirse que muchos contenidos de la vida diaria no penetraban en la escuela o eran tratados aislada y superficialmente, como la educación sexual, la educación ambiental, los derechos humanos y otros. Lo que se buscaba era de alguna forma una educación que partiera de la vida y que llevara a actuar positivamente en ella. Un análisis de la vida en la institución escolar llevó a concluir que reproducía el modelo social vigente, autoritario, machista, muy jerarquizado, discriminante, y de control de la comunicación. Ello constituía el principal obstáculo a la educación que se estaba buscando: democrática, dialogal, igual para todos, no discriminante, con calidad y equidad, profundamente humana y humanizante. Se concluyó que la organización escolar debía ser globalmente modificada para hacerla coherente con los temas transversales que se quería introducir. Cualquier planteamiento de transversalidad que se hiciera para mejorar la educación debería afectar por igual los currículos y la gestión en las instituciones. Pero sobretodo hacer vivenciar los valores y actitudes buscados que finalmente se aprenden en la práctica de la vida diaria y no con discursos. De allí la relación estrecha de los temas transversales con los valores y actitudes. Se afirma que el éxito de los temas transversales se mide por medio del cambio de actitud del sujeto frente a los problemas y necesidades del entorno. Por ejemplo el hecho de tener una relación desequilibrada con la naturaleza (botar la basura fuera del tacho…) y convertirla en una relación equilibrada consciente y consecuente (botar la basura en el tacho adecuado…) supone un cambio de actitud crítica. Más aún, habría que reforzar estos aprendizajes para evitar que fueran desaprendidos en la vida fuera de la escuela. La Transversalidad contiene la intencionalidad fundamental del currículo. Debe penetrar y permear la vida institucional, la gestión y el contenido de todas las áreas. Estas últimas deben viabilizar dicha intencionalidad en todos los aprendizajes.

II. Importancia y finalidad

Los temas transversales constituyen una respuesta a los problemas coyunturales de trascendencia que afectan a la sociedad y la naturaleza y que demandan a la educación una atención prioritaria y permanente. Se plasman fundamentalmente en valores y actitudes. Mediante el desarrollo de actitudes y valores se espera que los estudiantes reflexionen y elaboren sus propios juicios ante dichos problemas y sean capaces de adoptar frente a ellos, comportamientos basados en valores, racional y libremente asumidos. De esta manera, el trabajo con los temas transversales, contribuirá a la formación de personas autónomas, capaces de enjuiciar críticamente la realidad y participar en su mejoramiento y transformación.

Los temas transversales deben ser previstos y desarrollados al interior de todas las áreas curriculares, deben impregnar e iluminar la práctica educativa y todas las actividades que se realizan en la escuela; por lo tanto están presentes como lineamientos de orientación para la diversificación y programación curricular. Es por ello que no puede haber una programación curricular que desconsidere como referente primordial a los temas transversales. De ser así, se convierten en programaciones ajenas a las necesidades y demandas del contexto, es decir ajenas a la realidad.

Se sugiere que en el Proyecto Educativo Institucional (PEI) y en el Proyecto Curricular Institucional (PCI) se especifiquen y prioricen los temas transversales que respondan mejor a la realidad en la que está inserta la Institución Educativa.

En el Diseño Curricular Nacional de Educación Básica Regular se proponen temas transversales que intentan responder a los problemas nacionales y de alcance mundial.

Los temas transversales propuestos por el DCN (1) son:
 Educación para la convivencia, la paz y la ciudadanía.
 Educación en y para los derechos humanos.
 Educación en valores o formación ética.
 Educación para la gestión de riesgos y la conciencia ambiental.
 Educación para la equidad de género

III. Enfoque y concepción de temas transversales

Hablar de educación en temas transversales no significa reducirla a una asignatura o área curricular ni una mera cuestión de aprendizaje de técnicas o habilidades. Se trata de una transformación profunda de las personas que, aunque puede demostrar sus máximas posibilidades en la infancia, por estar en una etapa de formación de su personalidad, es igualmente imprescindible en las personas adultas (2).

Los temas, líneas, áreas o ejes transversales son enfoques educativos que responden a problemáticas relevantes interrelacionadas que han constituido el núcleo de preocupación tradicional de los movimientos sociales y que han sido recogidos por colectivos de renovación pedagógica para su definición curricular.

...áreas, de orientación mayoritariamente actitudinales y en las que los valores son contenidos fundamentales, reclaman el trabajo en grupo.

Este término pese a haberse acuñado y consolidado en los últimos años, sigue conservando muchos elementos de controversia. Ha suscitado una serie de debates, reflejo de la diversidad de concepciones que subyacen bajo este término y de las cuales se derivan propuestas pedagógicas de distinto carácter.

En cualquier caso este debate no es nuevo y ya se ha dado con motivo de la inclusión en el sistema educativo (DCN) de otros temas, tales como la educación ambiental, educación en valores, educación para la ciudadanía, educación para la convivencia, educación para el amor, educación para la equidad de género, educación en y para los derechos humanos, educación para la paz, entre otros.

Los temas transversales

Todo este abanico de interpretaciones de la transversalidad serán útiles como líneas de sensibilización, y como estrategias introductorias entre el profesorado tienen valor si los resultados se evalúan y se comunican. Pueden considerarse un camino en los procesos de innovación curricular.

La transversalidad hace un cuestionamiento al conjunto de la tradición y de la actividad educativa y su discusión y puesta en marcha requiere otros presupuestos. Sin embargo, existen posibilidades reales de iniciar procesos de reflexión crítica que nos permitan transformar nuestra práctica docente. Así la transversalidad significa un cambio de orientación, de mirada, de presupuestos metodológicos y de finalidades educativas. (Woods, et al, 1995).

La escuela y los temas transversales

La escuela conforma unas fórmulas de interacción cultural que tienen consecuencias para las relaciones entre culturas dominantes-culturas marginadas, para la reproducción de sistemas sexistas, para el aprendizaje de la gestión del conflicto, entre otros. Por estos motivos, numerosas investigaciones se han ocupado de desenmascarar las estructuras por medio de las cuales en la escuela se reproduce el modelo dominante androcéntrico, etnocéntrico y euro céntrico. (Argibay, et al, 1991).

El que se haga explícita una perspectiva transversal no significa que en la escuela no estén presentes las cuestiones claves de los enfoques transversales. Es cierto que debemos incorporar "nuevos temas", sin embargo, la transversalidad siempre ha estado presente en los currícula escolares: el conocimiento académico, las prácticas educativas, el currículum oculto, las formas de organización, la distribución de poder en el seno de la institución educativa, las propuestas didácticas, los materiales, la evaluación, constituyen determinadas visiones culturales e ideológicas.

Currículo escolar y temas transversales

De lo anterior se deriva que los temas transversales no deben presentarse como enfoques aislados, inconexos entre sí; sino con contenidos y propuestas metodológicas propias de cada uno de ellos. Sin embargo, se sugiere tener presentes varias contradicciones que merecen ser tomadas en cuenta:
 Suponen una parcelación de la realidad al enfocar su análisis desde un único punto de vista que se considera preferente ante otros y por tanto con mayor capacidad transversalizadora.
 Al aportar contenidos propios se genera una lectura al margen de los currículo regulares, que no se ven afectados por el enfoque transversal.
 Los temas transversales destacan su importancia e incorporan propuestas más o menos definidas, en ningún caso pueden presentarse como elementos abstractos desvinculados de la interpretación de la realidad y de la crítica a las culturas dominantes. Por el contrario, las propuestas deben derivarse de esos análisis, de la definición de problemas y de las estrategias de transformación educativa y social.

Ámbitos de actuación en transversalidad

a) Educación formal: La educación básica

En las primeras etapas del desarrollo infantil, el principal agente educativo y socializador es la familia. En esas edades han existido experiencias en educación preescolar y en otros espacios de juego y aprendizaje, en estos ámbitos el agente educativo es habitualmente el/la docente.

En la escuela primaria es donde el mayor número de experiencias se han realizado y donde más analizadas y evolucionadas están las diferentes estrategias de incorporación de la transversalidad al sistema educativo. Permanece la polémica de si es conveniente crear temas transversales o si por el contrario es mejor integrarlos de una forma globalizadora y holística en el currículo escolar.

La opción de una u otra alternativa, sin duda condicionaría el tipo de docente que es necesario y por tanto, la formación que debe tener ese/a educador/a. En un caso se trataría de una formación más integral que explorara las posibilidades de desarrollar actividades de transversalidad en distintas áreas: Ciencias sociales, Ciencia y ambiente, Comunicación... La formación de docentes para esta propuesta implica un trabajo personal que consiste en conocerse, comprenderse y aceptarse, transformando nuestra personalidad para poder conocer y aceptar al alumnado creando una forma de vida y relación que es la base de su vivencia de la transversalidad.

b) Educación no formal

La potencialidad de la educación no formal en la formación de valores y actitudes de niñas y niños y adolescentes, así como su papel en la transformación de conductas de las personas adultas con el efecto multiplicador que esto tiene, ha sido sugerido y demostrado desde hace tiempo. La mayor cercanía del agente educador al educando, la facilidad para crear un clima de empatía, el aprendizaje entre grupos de iguales, se han propuesto como ventajas de esa educación. Pero el campo de lo no formal es tan amplio y caben en él tantas cosas diferentes e inclusos contradictorias, que es difícil hacer generalizaciones. En un rápido repaso de distintos ámbitos de educación no formal donde se realiza o es posible realizar enseñanza con temas transversales tenemos:

Los movimientos sociales




Tienen especial importancia las aportaciones realizadas por los movimientos y grupos de educación ambiental, para la paz, y en derechos humanos, que desde hace varios años son pioneros en métodos pedagógicos y técnicas participativas en estos temas.

Otros movimientos sociales como el ecologismo o el feminismo han participado en campañas educativas, y han contribuido a ampliar los contenidos que hoy se engloban como temas transversales.

El movimiento vecinal, aunque de una forma más puntual también ha desempeñado un papel considerable en estos temas.

Por el contrario, los sindicatos, no han desempeñado un papel relevante en la sensibilización y educación en dichas temáticas (Han estado muy ajenos a estos temas).

Una reflexión similar podría hacerse sobre el papel jugado por los partidos políticos en lo que se refiere a la explicación a la opinión pública de sus posiciones sobre los temas transversales. (Ley del medio ambiente, ley del agua, etc.)

Las organizaciones no gubernamentales o civiles (ONG’s), (OC’s)

Vivimos un evidente crecimiento del número y de la incidencia social de las ONG’s u OC’s. Estas organizaciones formadas en su mayor parte por personas voluntarias, han venido poniendo en práctica experiencias de educación con diferentes temas transversales. Las vías de intervención en el mundo educativo de estas organizaciones son muy variadas y van desde la sensibilización (Derechos del niño, salud ambiental etc.) de la sociedad en general hasta la actuación directa en el medio escolar (Educación en Derechos Humanos, Educación Ambiental, Educación en Salud. Educación Ciudadana, etc.) colaborando con el profesorado. La labor de estas organizaciones en la formación del personal docente, mediante cursos, seminarios, talleres... es asimismo importante.

Las organizaciones religiosas

La influencia religiosa a través de sus pastorales y congregaciones puede desempeñar un papel importante en la educación de los temas transversales.

Los municipios

Como instancia más cercana a los ciudadanos y ciudadanas, los ayuntamientos pueden emprender numerosas tareas de sensibilización, información, canalización, con los temas transversales, mediante actividades culturales, oficinas, edición de folletos y materiales, subvenciones a proyectos... son algunas de las propuestas. ("Feria de Platos Típicos", “Lima… te quiero verde”, “Cuidando los Humedales de Ventanilla”, etc.).

Los medios de comunicación

Por último, habría que profundizar en el papel de los medios de comunicación y por tanto del desempeño de los y las periodistas, como agentes fundamentales en la transmisión de la información.

Una educación global, crítica y transformadora





Los temas transversales conllevan un compromiso crítico e innovador. Sin embargo, la transversalidad no debe ser una propuesta transitoria. El día que no necesitemos hablar de educación en valores, de educación ambiental, etc., significará que la escuela desarrolla una propuesta educativa en la que los fundamentos, propuestas metodológicas, estructuras organizativas, sistemas de validación del conocimiento, papel de la comunidad educativa, responden a una perspectiva como la que la transversalidad propone.





Esto no debe entenderse en ningún caso como la existencia de un modelo único de escuela, de profesionalidad docente o de diseño curricular. Por el contrario, significa hablar de multiplicidad de modelos, de la necesidad de contextualizar las escuelas, de definición plural de intereses y finalidades. Pero sí supone asumir una perspectiva globalizadora en la que los problemas se interrelacionen, se interpreten de forma conjunta, una orientación capaz de incorporar distintas culturas y visiones en clave de diversidad e igualdad.

Dentro de ese proceso se entiende que hay que tomar una serie de opciones: una escuela no sexista, ambientalista, solidaria, cooperativa, crítica con los sistemas de homogeneización (cultural, político, ideológico...) comprometida con los sectores marginados en todos los ámbitos, que eduque en y desde la libertad, con decidida voluntad de transformación social y natural.

Enfoque final

Una vez hecho este recorrido por los diversos ámbitos donde se realiza o se ha realizado educación con temas transversales y para no dar una visión tal vez idílica, habría que reconocer que la situación de la educación con estos ejes en nuestro país no se ha trabajado lo suficiente. No se ha avanzado todo lo deseable para su inclusión en el currículo escolar; falta por desarrollar la sensibilidad de las personas responsables, ya que continúa siendo asumida por docentes que de un modo independiente y en muchos casos militantes de ONG’s, realizan experiencias de educación con estos temas.

Se han impartido cursos sobre algunos temas de transversalidad y ha aumentado la oferta de formación de docentes en diferentes niveles, pero no ha aumentado la actividad en este sentido.

La transversalidad puede considerarse como estrategia metodológica, ya que a través de ella se logrará la incorporación de los ejes integradores, es decir, de una perspectiva integrada de los conocimientos. Estos ejes permiten al alumnado reconocer las formas de construcción del conocimiento, el desarrollo de estrategias para la búsqueda de soluciones innovadoras y la formación en el alumnado de valores personales, humanos y sociales.

La educación con temas transversales va dirigida a la totalidad de ciudadanas y ciudadanos, y su meta debe ser el crear nuevas formas de convivencia, nuevas actitudes. Es un proceso de transformación personal, social y natural.

Algunas concepciones sobre temas transversales:

 “Los temas transversales hacen referencia a problemas y conflictos que afectan actualmente a la naturaleza, a la humanidad y al propio individuo” (Yus Ramos, 1995).
 Los Temas Transversales tienen la intención de fortalecer los valores con contenidos culturales válidos y pertinentes a las necesidades a las que se debe responder.
 Son transversales porque involucran a todas las áreas y espacios de la comunidad educativa, y están presentes como marco orientador; así, convierte a los actores de la educación en verdaderos promotores sociales, asumiendo responsabilidades individualmente o en pequeños grupos.
 Pueden ser propuestos por las organizaciones representativas de la región, la localidad y la Institución Educativa; y son seleccionados y determinados por la comunidad educativa, en función de la pertinencia con las necesidades de formación de sus integrantes luego de un diagnóstico, como por ejemplo: trabajar por la paz, tener actitudes democráticas, promover la interculturalidad, evitar la evasión tributaria, preservar el medio ambiente y otros.
 Los temas transversales contribuyen a la formación integral de los estudiantes, ayudándoles a construir racional y autónomamente su propio sistema de valores y a enjuiciar críticamente la realidad que les corresponde vivir, intervenir en ella para transformarla y mejorarla con responsabilidad.
 Los temas transversales deben impregnar la actividad docente y, por tanto, deben estar presentes en el aula de forma permanente, ya que se refieren a problemas y preocupaciones fundamentales de la sociedad.
 “Los temas transversales constituyen una respuesta a los problemas coyunturales de trascendencia que afectan a la sociedad y que demandan a la educación una atención prioritaria y permanente” (DCN – MED 2005).
 “Los temas transversales constituyen una respuesta a los problemas coyunturales de trascendencia que afectan la sociedad. Contribuyen a la formación integral de los estudiantes, les ayudan a construir racional y autónomamente su propio sistema de valores, así como a enjuiciar críticamente la realidad que les corresponde vivir, para intervenir en ella, transformarla y mejorarla con responsabilidad” (3).

Bibliografía

 TRELLES SOLIS, Eloisa y QUIROZ PERALTA, César. Formación ambiental participativa. Una propuesta para América Latina. CALEIDOS/OEA.1995.
 REATEGUI LOZANO, Rolando y TOVAR TORRES, María. Fundamentos y modelos de Educación Ambiental. Lima. 2004.
 VARGAS CONTRERAS, Felipe. Currículo y Educación Ambiental. Universidad Peruana Unión. Lima. 2004.
 BRACK EGG, Antonio. Diversidad biológica y mercados. En Perú: Problema Agrario en Debate. SEPIA, Lambayeque 1999.
 Ministerio de Educación. Guía de Educación Ambiental. Lima 2005.
 Ministerio de Educación. Guía de Transversalidad y Currículo. Para Educación Secundaria. Lima 2004.
 Ministerio de Educación. Guía para el Desarrollo de Capacidades. Lima 2004.
 Ministerio de Educación. Diseño Curricular Nacional de Educación Básica Regular. Proceso de Articulación. Lima 2005.
 TEJEDA NAVARRETE, Jaime y CHIROQUE, Sigfredo. Trabajo curricular. Instituto de Pedagogía Popular. Lima 2004.
 Unión Mundial para la Naturaleza UICN. La Ciudadanía Ambiental Global. Folletos Nacionales Perú. 2005.
 TEJEDA NAVARRETE, Jaime y ESTEBAN ALVINO, Lincoln. Las innovaciones pedagógicas como estrategia para un currículo de calidad. Consorcio de Centros Educativos Católicos del Perú / Universidad Marcelino Champagnat. Lima 2006.
 Ministerio de Educación. Innovaciones Educativas en el Perú. Unidad de Desarrollo Curricular y Recursos Educativos de Educación Secundaria. Lima 2002.
 DELGADO SANTA GADEA, Kenneth. La educación ambiental. Derrama Magistral. En: Forum Internacional de Educación Encinas 2004. Lima 2004.
 Fe y Alegría del Perú. Una propuesta para el tratamiento integral de los contenidos transversales. Departamento de Pedagogía. Lima 2001.
 LÓPEZ DE CASTILLA, Martha y CHIROQUE, Sigfredo. Innovaciones educativas para el cambio. Instituto de Pedagogía Popular. Lima 2004.

Páginas WEB:

 Instituto Nacional de Estadístico E Informática: Http://Www.Inei.Gob.Pe
 Ministerio de Educación: Http://Www.Minedu.Gob.Pe
 Ministerio de La Producción: Http://Www.Produce.Gob.Pe

Notas
(1) Diseño Curricular Nacional de Educación Básica Regular (DCN). Lima. 2008. Pág. 35
(2) Marta Leticia Villaseñor García. Investigadora del Instituto Superior de Investigación y Docencia para el Magisterio (ISIDM) de México.
(3) Módulo de Currículo. Material Auto educativo “Maestro Actual”. Diario la Republica. Lima. Q.W. Editores SAC. 2008. Pág.21).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada